El proceso de compraventa de cualquier inmueble pasa por varias fases hasta que se completa.

Una de las fases previas, implica la formalización de un contrato de arras, término, por otra parte, que genera muchas dudas al futuro comprador, sobre todo a aquel inexperto o primerizo.

Vamos a tratar de arrojar luz sobre este aspecto fundamental en el proceso de compraventa de un inmueble.

¿Qué es un contrato de arras?

El contrato de arras es un tipo de contrato privado en el que las partes pactan la reserva de la compraventa de un bien mueble o inmueble a cambio de una cantidad de dinero que se da como anticipo o señal.

Normalmente son empleados en negocios jurídicos como el de compraventa de inmuebles como paso previo por el que, a cambio de la entrega de una cantidad a cuenta del precio, ambas partes acuerdan celebrar el contrato de compraventa en el futuro.

Como en el caso de todo contrato que se vaya a celebrar rige como principio general el principio de autonomía de la voluntad de las partes y, en este sentido, son los intervinientes en el mismo quienes deben identificar aquellos extremos que consideran esenciales para abarcar los distintos aspectos que consideran necesarios los intervinientes.

La importancia del contrato de arras radica no solo en el hecho de que suponga la reserva y obligación de celebración de un futuro contrato y que el mismo sea vinculante, sino en que además permite fijar de forma previa determinados puntos que se consideren indispensables por las partes en el contrato futuro.

¿Qué puntos debe contener un contrato de arras modelo?

El contenido del contrato de arras debe ser siempre pactado entre las partes y debe contemplar todos aquellos aspectos que consideren necesarios para el contrato refleje la verdadera voluntad de las partes al celebrarlo. Concretamente, en todo caso, en un contrato de arras se deben identificar los siguientes aspectos:

– Nombre, apellidos, domicilio y documento de identidad de vendedor y comprador.

– Descripción detallada del bien que va a ser objeto de compraventa. En el caso de ser una vivienda deberá indicar la dirección, ciudad y demás datos que sirvan para identificar el inmueble sin lugar a dudas, así como la existencia de alguna plaza de garaje o trastero que también vaya a ser objeto de la compraventa.

– Precio final por el que se adquirirá el bien, que será el mismo que figure en el futuro contrato de compraventa.

– Importe que se abona como señal debiendo indicar que tal cantidad se abona como anticipo a cuenta de la compraventa que tendrá lugar con posterioridad y que el citado importe será descontado del precio final de la vivienda en el momento de formalización del contrato de compraventa.

– Plazo máximo para la formalización del contrato de compraventa.

– El reparto que se hará de los gastos derivados del contrato de compraventa, así como todos los demás aspectos esenciales referentes a la futura compraventa.

¿Qué sucede en caso de incumplimiento del contrato de arras?

Una vez celebrado el contrato de arras el incumplimiento suele derivarse por el motivo de que el contrato de compraventa no llega a celebrarse o su celebración se lleva a cabo sin cumplir con lo establecido y fijado en el contrato de arras previo. Ante esta situación es posible requerir a la parte incumplidora para que cumpla con lo dispuesto en el contrato de arras y, de no hacerlo, podrá solicitar la resolución del contrato y reclamar la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios causados.

Desde la aplicación del CRM de Witei puedes generar una plantilla del contrato de arras que podrás generar de forma automática cuando quieras. y dónde quieras. Witei es responsive y puedes llevar tu oficina, a cualquier lado.

Prueba aquí el CRM y empieza a gestionar tus contratos de una manera más sencilla 

 

Deja un comentario